La L”ola” del puerto…

Tras la publicación del post anterior, “Un rompecabezs gigante”, ahora entenderéis mucho mejor las causas del terremoto que sacudió el año pasado a Japón y que provocó el Tsunami tan devastador y el desastre nuclear en Fukushima. Por cierto, y lo digo sobre todo para los que no hayais entendido muy bien el título de este post, Tsunami en japonés significa “Ola del puerto“.

Japón está situado en la intersección de 4 placas tectónicas: Eurasia, la del Pacífico, la filipina y la de Okhotsk. Esto convierte a Japón en un lugar muy vulnerable frente a los temblores de tierra.

El último terremoto ocurrido el 11 de marzo del año pasado en Tohoku se produjo por un reajuste entre la placa pacífica y la de Okhotsk (la pacífica subduce bajo la de nombre impronunciable).

El epicentro del terremoto del 11 de marzo aparce indicado, en la imagen de abajo, con una estrella rosa, y la de color rojo muestra el epicentro del que ocurrió días más tarde, el 11 de abril. El cuadrado rojo pequeño señala la ciudad de Fukushima.

El terremoto provocó un Tsunami que arrasó la costa y que nos dejó imágenes de lo más impactantes. He oido decir en la televisión que no fue un Tsunami sino “varios”, pues bien esto no es correcto. Mucha gente piensa que el Tsunami es una única ola gigante, que una vez que pasa se acaba el peligro. Esto no es así, un Tsunami lleva asociado un “tren de olas”, y precisamente la primera en llegar a la costa no tiene porqué ser la más devastadora. También hay algo más a tener en cuenta, y es que esta “ola gigante” que embiste la costa arrasándolo todo al entrar en tierra, produce una ola de regreso que puede ser tan devastadora o más que la de entrada, ya que cuando la masa de agua fluye de vuelta al mar arrastra escombros que aumentan  su fuerza de empuje.

No todos los terremotos generan tsunamis. Para generar un tsunami, la falla donde ocurre el seismo debe estar bajo o cerca del océano, y debe crear un movimiento vertical (de hasta varios metros) del piso oceánico sobre una extensa área (de hasta cien mil kilómetros cuadrados). Los sismos de foco superficial a lo largo de zonas de subducción son los responsables de la mayor parte de los tsunamis destructores.

En resumen se podría decir que los factores condicionantes en la generación de un Tsunami son: la cantidad de movimiento vertical del piso oceánico, el área sobre la cual ocurre y la eficiencia con la que la energía es transferida desde la corteza terrestre al agua oceánica. A continuación tenéis un esquema que explica bastante bien su formación.

Cuando una gran porción del fondo del mar donde se genera el sismo se mueve verticalmente de forma rápida, un enorme volumen de agua es impulsado a una gran velocidad en todas direcciones. Ocurrido el terremoto que provoca el tsunami, se establece un sistema de alerta que avisa del peligro a todos aquellos centros poblacionales localizados a una distancia menor a 100 km del epicentro del sismo por la afectación de un Tsunami local; da la alerta a los ubicados a distancias de 1,000 km del epicentro del sismo por la afectación de un Tsunami regional; y  da la advertencia a las poblaciones asentadas a más de 10,000 km del origen del sismo por la afectación de un Tsunami distal.

Esta ola en mitad del océano puede alcanzar apenas el metro de altura, sin embargo alcanza velocidades muy altas. Cuando la ola entra en la plataforma continental, la disminución drástica de la profundidad hace que su velocidad disminuya y empiece a aumentar su altura. La altura dependera del tipo de relieve que encuentre, cuanto más abrupta sea la costa, más altura alcanzará. El poder devastador no está en la altura, la ola es mucho más de lo que se ve. Arrastra una masa de agua mucho mayor que cualquier ola convencional, por lo que el primer impacto del frente de la onda viene seguido del empuje del resto de la masa de agua. Por ello, la mayoría de los maremotos tectónicos son vistos más como una poderosa “riada”, en la cual es el mar el que inunda a la tierra, y lo hace a gran velocidad.

Antes de su llegada, el mar acostumbra a retirarse varios centenares de metros, como una rápida marea baja. Desde entonces hasta que llega la ola principal pueden pasar de 5 a 10 minutos (en algunos casos mucho más). Esto ha supuesto gran cantidad de víctimas, ya que la gente ante este echo y el desconocimiento acostumbra a quedarse “a ver qué pasa” o incluso se acercan aún más a ver si consiguen ver más de cerca dónde ha quedado la “nueva linea de costa”. Culpa de la curiosidad que caracteriza al ser humano.

Debido a que la energía de estos maremotos tectónicos es casi constante, pueden llegar a cruzar océanos y afectar a costas muy alejadas del lugar del suceso. La trayectoria de las ondas puede modificarse por las variaciones del relieve  abisal, fenómeno que no ocurre con las olas superficiales.

Y termino el post de hoy dejando una pregunta en el aire, a ver si alguien me puede contestar. El terremoto del 11 de abril fue provocado por una falla que se encuentra bajo la central nuclear, la falla de Idosawa. Esta central además de verse afectada por el terremoto del 11 de marzo, tuvo la “mala pata” de verse afectada de nuevo por un segundo terremoto provocado por una falla que se encuentra justo bajo sus pies. Y yo me pregunto, ¿a esta central la ha mirado un tuerto o es que está situada estratégicamente para que le puedan ocurrir todo tipo de desgracias?. Y una pregunta más, ¿quién y de qué manera pagará el impacto ambiental que este desastre ha ocasionado? Díficil respuesta a esta última pregunta, ya que alguna de sus consecuencias tardarán en hacerse notar incluso décadas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Terremotos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a La L”ola” del puerto…

  1. laura dijo:

    Lo de “ola del puerto” me ha encantado y la verdad es que no tengo ni idea sobre tus dos últimas preguntas…Ilústranos!

    Me gusta

    • Japón es un pais que carece de petróleo, carbón y gas, y tampoco tienen posibilidad de construir grandes presas que les pueda abastecer de energía, así que no les queda otro remedio que construir centrales nucleares, a pesar de ser un pais con una gran actividad sísmica. Este tipo de centrales necesitan estar cerca del agua para poder refrigerar los reactores, y como Japón no cuenta con grandes rios, las construyen en la costa. Tras el terremoto Fukushima ha vertido al mar agua radiactiva (sin contar con los vertidos a la atmósfera y suelo), y los efectos de este vertido se han llegado a notar hasta a 35 km de distancia, con lo cual veo muy difícil hacer una estimación del daño ecológico que esto ha causado. Estos desatres van produciendo daños en cadena, así que no nos daremos cuenta del verdadero alcance de este desastre hasta pasados unos años.

      Me gusta

  2. Paracelso dijo:

    La pregunta que se me ocurre es: ¿Quién fue el listo que construyó la central nuclear encima
    de esa falla? Me imagino que fue una decisión colectiva y no lo comprendo en un pueblo tan
    serio y responsable como es el japonés.

    Me gusta

    • Efectivamente resulta chocante que de un pueblo como el japonés, nos lleguen este tipo de noticias, sin embargo, la compañía eléctrica japonesa ha admitido que no estaba preparada para una temblor de esa magnitud. Por tanto, habría que replantear de nuevo y de manera muy minuciosa el protocolo de seguridad que se sigue en las centrales. En EEUU existen más plantas que se encuentran en esta misma situación, y tras el terremoto de Japón parece que han tomado conciencia de lo sucedido y están queriendo tomar medidas…., eso espero!!

      Me gusta

  3. Rodrigo dijo:

    Buen post y buenas reflexiones finales: a pensar de nuevo

    Me gusta

  4. Fran dijo:

    Yo diria que ha tenido mala suerte, y que tampoco han estado muy acertados los que deciden donde poner la central. Aunque a lo mejor tu tienes una respuesta basada en mejores informaciones…

    Me gusta

    • Yo no diría mala suerte. La central de Fukushima no estaba preparada para soportar terremotos de una magnitud superior a los 7,5 grados, y el que daño la planta fue de 9 grados Richter. Qué pasa entonces, ¿algún experto afirmó que la posibilidad de que esto sucediera era remotísima y que por tanto la central no corría ningún peligro?. Parece ser que el protocolo de seguridad era impecable, pero está claro que la fuerza de la naturaleza nos ha dado una nueva lección, no se deben pasar por alto esas “posbilidades remotas”. Es evidente que aún nos queda mucho por aprender, mientras tanto espero que con estos desastres saquemos conclusiones para no cometer el mismo error.

      Me gusta

  5. Bárbara dijo:

    Hola Rocío,
    Nuevamente te doy la enhorabuena por lo que has escrito esta vez. La verdad es que has conseguido que me entren escalofríos con todo lo que puede suponer un tsunami. Vivo no muy lejos del mar, 20 km más o menos, y espero que en la zona de Tarragona no haya ninguna falla que pueda ocasionar una ola de estas características. De todas maneras si algún día hubiese una y estoy en la playa, ya que se que si el mar se retira, lo primero que tengo que hacer es salir corriendo!!!

    Me gusta

    • Afortunadamente la zona en la que vives no es propensa a este tipo de eventos, aunque es evidente que no se debe descartar que exista esta posibilidad. Las Islas Baleares absorberían gran parte de esta energía funcionando como escudo natural frente a Tsunamis que puedan provenir del norte de Africa. La zona con más posibilidades de que esto suceda es el sur de España. En Doñana se han hecho estudios sobre los sedimentos, y se ha llegado a la conclusión de que hace aproximadamente unos 2000 años hubo un Tsunami en la zona de Huelva. Se ha llegado a esta conclusión por el tipo de distribución de los sedimentos y por comparativas con sedimentos de zonas que han sido devastadas por una “ola gigante”.
      Pero dices bien, si alguna vez vieras una súbita y repentina subida o bajada del nivel del mar, y “casualmente” te encontraras en alguna de las zonas de mayor posibilidad de Tsunamis, corre en sentido contrario hacia algún sitio que se encuentre en altura.

      Me gusta

  6. arancha dijo:

    Totalmente de acuerdo con Fran, a la hora de implantar este tipo de instalaciones hay que relizar un estudio previo a fondo en el que se valoran entre otras cosas, el lugar de ubicaicón correcto. Es de suponer que con la entidad del proyecto esto se hizo pero…

    Me gusta

    • Desgraciadamente esto no sucede sólo en esta central, en EEUU (por mencionar alguna) está la central de Indian Point que corre la misma suerte, está construida sobre otra falla, la falla de Ramapo, de echo se encuentra en la lista negra de las más peligrosas por este motivo. La vida media de una planta nuclear está entre 25 y 40 años, en tiempo geológico esto no es NADA, con lo cual se supone que la posibilidad de que se vea afectada por una falla, según los estudios de actividad sísmica llevados a cabo en la zona, es prácticamente despreciable. Es evidente que no se debería despreciar esta posibilidad, porque a pesar de ser remota EXISTE.

      Me gusta

  7. Mariano dijo:

    Me encantó el post. No sabía que un tsunami son en realidad varias olas, y que las olas de retroceso son incluo peores. Lo que leí una vez es que la costa de Japón tiene barreras anti tsunamis. De manera que barreras de 4 m, se supone que aguantan olas de 4m. Pero parece ser que debido al terremoto la costa bajó. Así, cuando los japoneses pensaban que tenían una barrera de 4 m.sobre el nivel del mar, en realidad era más baja y la ola podía saltar.Qué faena. Podía haber sido al revés y que el suelo hubiera subido.

    Me gusta

    • Yo tengo entendido que contaban con una barrera anti tsunami de 5,5 metros, pero el que llegó a la central tenía 14, así que de nada sirvió esta barrera.
      En cualquier caso, los diseños de construcción y seguridad de la planta parece que fueron demasiado optimistas. Japón es un país de gran actividad sísmica, sus edificios están muy bien preparados para estos temblores, sin embargo algo se les ha escapado en la construcción de la central. Todo esto unido a otros errores, en la toma de decisiones, etc…, hacen que el nombre de Fukushima vaya a quedar para siempre en nuestra memoria.

      Me gusta

  8. kty dijo:

    Resulta muy interesante este tema ya que no solo puede ocurrir alla y pues ay k estar precavidos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s